Ejemplo práctico para usar el método Hybrid Breeding

publicado en: Crianza y selección | 0

Al acabar la serie de artículos en los que hemos presentado las nociones teóricas esenciales por las que podemos obtener unas abejas reinas de una alta cualidad, vamos a presentar detalladamente el método práctico que usamos para producir abejas reinas en nuestros colmenares de reproducción.

Tal como ya habíamos dicho, hay varios métodos de criar las abejas reinas. Nosotros escogimos usar el acoplamiento híbrido porque hemos comprobado que produce la mayor proporción de abejas reinas de una alta cualidad de todos los métodos que hemos puesto a prueba. Es más, a diferencia de otros métodos de crianza, podemos repetir los buenos resultados gracias al alto grado de control que tenemos sobre la procedencia de cada abeja reina.

La etapa más importante es probar el material genético. Esto siempre ocurre con un año antes de usarlo para la reproducción. Empezamos por establecer de 4 a 10 familias para cada raza (solemos usar 8 familias como material genético de reproducción para cada raza, excepto el Buckfast, donde usamos cuatro familias ).

Para poder presentar más fácilmente cómo ocurren las cosas prácticamente, vamos a tomar como ejemplo 8 familias de abejas reinas caucásicas que seleccionamos para ponerlas a prueba. Conferiremos a cada familia un número de 1 a 8. Las abejas reinas de cada familia deben de haber pasado por lo menos por un año apícola completo. Lo primero que hay que hacer es obtener las abejas reinas consanguíneas de cada familia. El esquema de consanguinidad la puede encontrar en un artículo anterior. ¿Por qué consanguíneas? Hay tres razones por las que usamos este procedimiento:

  1. La consanguinidad es el método más seguro para guardar una línea pura.
  2. A través de la consanguinidad se pueden identificar más fácilmente los carácteres que se van a transmitir dominantemente de una abeja reina a las próximas generaciones.
    Si por ejemplo una abeja reina transmitirá un carácter de agresividad, en la quinta generación consanguínea, los productos serán extremadamente agresivos, mostrando por lo tanto la transmisión dominante de este carácter. Esto no quiere decir que vamos a eliminar esas familias de las pruebas, nuestra experiencia propia nos mostró que muchas veces de la combinación de dos abejas reinas de las que de una resultarán productos mansos y de la otra agresivos, resultará un híbrido genético excelente en cuanto al temperamento, la ternura siendo dominante sobre el carácter agresivo.
    Es más, muchas veces de dos abejas reinas mansas resultará un producto agresivo a través de la combinación. En práctica, hemos notado claramente que muchas veces de dos ejemplares con carácter completamente distinto resultará por acoplamiento un producto de una alta cualidad.
  3. Siempre hay que usar abejas reinas jóvenes para el traslarve

Hay una gran semejanza entre las abejas y otros ejemplares de los animales. Cuanto la madre es más vieja, más los productos que resultan serán más débiles o con defectos. Es decir, por consanguinidad podemos siempre conseguir productos jóvenes idénticos a la abeja reina inicial cuyos carácteres queremos guardar.

La consanguinidad siempre se consigue a través de la inseminación artificial, siendo prácticamente imposible de obtener las líneas consaguíneas por otro método.

Por lo tanto, tendremos ocho abejas reinas consanguíneas con las que podremos poner a prueba la semejanza de los productos. Por inseminación artificial, empezamos su reproducción de la siguiente manera: una abeja reina procedida de la familia 1 se acopla con zánganos procedidos de la familia 2. Apuntaremos el producto con 1×2. Después, una abeja reina de la familia 3 se acopla con zánganos de la familia 4. Es decir, vamos a obtener el producto 3×4. Y así en adelante, juntamos cada dos de las abejas reinas para obtener los productos primarios.

Por lo tanto, tendremos cuatro abejas reinas que apuntaremos con 1×2,3×4,5×6,7×8 conforme al modo de conseguirlas. A su turno, vamos a combinar estas abejas reinas por inseminación cada dos y por lo tanto vamos a conseguir dos productos, apuntados con (1×2)x(3×4) y (5×6)x(7×8), estos siendo el material genético de reproducción final.

Recogimos larvas de una de estas abejas reinas para conseguir celdas reales, las hijas de estas las acoplamos con zánganos de la otra abeja reina. Producimos unas 20 abejas reinas para cada raza y las ponemos a prueba durante el año. Los resultados se siguen a través de una aplicación software propia llamada Apiexpert de la que vamos detallar dentro de poco.

Es muy importante que las abejas reinas sean puestas a prueba en condiciones parecidas para poder sacar una conclusión correcta.En su evaluación seguiremos los próximos aspectos: la prolificidad de la abeja reina, la diligencia, la resistencia a las enfermedades, el instinto bajo de enjambre, la capacidad de invernar, la longevidad de la abeja, la distancia que alcanza la abeja pecoreadora, el desarrollo en la primavera, el consumo para invernar, la capacidad de construir nuevos panales, ternura, pero también otras cualidades secundarias que vamos a explicar detalladamente en un próximo artículo. También vamos a detallar cómo hacer para poner a prueba estas cualidades de las abejas reinas.

Las combinaciones con los mejores resultados serán el material genético usado para el próximo año. Aunque el etapa de prueba sea difícil, la continuación de la crianza de las abejas reinas es fácil. Prácticamente de dos abejas reinas conseguidas de esta manera para cada raza, vamos a producir miles de abejas reinas de alta cualidad el próximo año. De la primera de ellas, vamos a injertar las larvas y las hijas de la segunda van a conducir las familias que van a donar los zánganos. Por lo tanto, vamos a conseguir híbridos genéticos con una uniformidad de unos 96%.

En los próximos artículos vamos a presentar informaciones interesantes de la profesión apícola, pero también el modo de trabajo del Hermano Adam que nos ayudó muchísimo y que esperemos que le ayude a usted también.

El equipo ApiExpert.eu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *