La preparación de las familias de abejas para invernar (vídeo)

publicado en: ApiExpert TV | 0

This post is also available in: Inglés

En el artículo de hoy, le vamos a presentar la manera en la que preparamos las abejas para invernar. Como en cualquier otra situación de la apicultura, hay varias soluciones y métodos de trabajo en cuanto a la preparación de las familias de abejas para invernar. Si embargo, creo que hay algunos principios que siguen siendo válidos independientemente del método escogido. El éxito de una buen invernación tiene en cuenta unos aspectos esenciales:

  1. La salud del enjambre o de la familia de abejas
    La gestión de la varriosis, de la nosemosis y de la acariosis son los principales retos. Tal como ya les habíamos mostrado, para el control de la varroasis y de la acariosis hemos utilizado ácido fórmico y amitraz, para la gestión de la nosemosis utilizamos 5-6 litros de jarabe con tratamiento que administramos durante las últimas alimentaciones para poder ser consumido al comienzo del invierno. En este caso, tengo que precisar que en mi opinión, que tiene base en las reacciones de apicultores e instituciones veterinarias de Rumania y Europa, hay un gran número de familias en las que los esporas Nosema apis o cernae superan el límite permitido. De hecho, la Unión Europea decidió declarar la nosemosis como la enfermedad común de las abejas, es decir que ha dejado de ser mencionada en los boletines de análisis europeos. Triste, pero cierto. Se prefirió el método fácil en vez de abordar de manera realista un problema que se extiende cada vez más. En este caso, la decisión pertenece a cada apicultor.
    Lo que le puedo decir a base de nuestra experiencia es que una familia invernada en 3-4 cuadros que no es afectada por la nosemosis, tendrá más abejas y superará en la primavera una familia con un número doble de abejas, pero en la que los esporas de Nosema superan el límite de control. Este problema ha sido ampliamente desarrollado por nosotros aquí. Vamos a seguir insistiendo en este tema porque es un punto clave que puede hacer la diferencia entre éxito y fracaso en la apicultura.
  2. La cantidad y la cualidad de la alimentación
    No habrían muchas por decir en este caso, ya se sabe que deben haber suficientes reservas hasta la primavera para no intervenir inútilmente durante el invierno. Según Karl Kehr (el hermano Adam), los alimentos deben estar suficientes para que no haga falta completar hasta el abril, excepto para contingencias. Para asegurar la cantidad necesaria de alimentos para invernación preferimos la adición con jarabe de azúcar invertido o no invertido. Muchas veces, la miel que procede de azúcar es más segura que la miel que la familia trae, por no saber siempre la procedencia de ésta, existe el riesgo de invernar con una miel con un alto contenido de minerales que puede llevar a la diarrea. La desventaja de administrar jarabe está representado por una mayor deterioración de la abeja, pero administrado a tiempo y correctamente es una solución viable. Un aspecto que es muchas veces descuidado es la cantidad de pan de abejas. No puede haber un desarrollo explosivo en la primavera sin recursos suficientes de proteína. Por lo tanto, el pan de abejas es decisivo, a principios de primavera es arriesgado alimentar con tortas proteicas, porque existe el riesgo de sobrecargar los intestinos de la abeja. Además, hay que decir que ningún suplemento puede reemplazar el pan de abejas, a lo mejor completarlo, pero nunca sustituirlo.
  3. La cantidad y la cualidad de la abeja para invernar
    Obviamente, todos queremos que familias o enjambres lo más grandes posible entren al invernar. Pero, muchas veces, olvidamos lo importante que es la cualidad de esta. Y aquí me refiero a que la abeja que invierna haya formado la grasa corporal y tenga una edad que le permita cuidar la cría en la primavera, es decir que pueda ser abeja nodriza. Estoy seguro de que cada uno de usted ha encontrado situaciones en las que colmenas con un menor número de abejas tienes más cría que una familia con un mayor número de abejas. La diferencia es la cantidad de abeja nodriza, es decir la edad de la abeja que invernó. La abeja que ya no puede encargarse de la cría ayuda a que la familia se desarrolle solamente un poco durante la primavera, por ayudar a mantener la temperatura. Pero una familia que en enero-febrero tiene una población formada en gran parte por la abeja nodriza tendrá un desarollo superior a una en la que la población es formada en su mayoría por la abeja deteriorada.

Según Randy Oliver la mejor manera de asegurar una población de alta cualidad en la primavera es que la abeja que invierna no sea obligada a invertir jarabe o a cuidar cría. Es bastante difícil encontrar este equilibrio entre el momento en el que dejan de producir cría y de completar con jarabe, porque hay muchos factores difícil de controlar, el principal sería el clima. Este año es un buen ejemplo de fenómenos climáticos difíciles de predecir. Sin embargo, yo creo que si hay suficiente alimento (miel y pan de abejas) y una población de alta cualidad, se pueden superar los posibles eventos imprevistos relacionados con cría tardía o la necesidad de unas adiciones tardías. En los próximos artículos hablaremos ampliamente de este tema de la evolución de la población de las familias y de los enjambres durante la temporada apícola. El mismo Randy Oliver publicó una serie de conclusiones muy interesantes y bien documentadas sobre la evolución de la población  que merecen atención. Básicamente, como podrá ver a continuación en el vídeo, nuestros enjambres con menos abejas invernan en 4 cuadros, los formados más temprano en 6 cuadros y las familias en 7 o 8 cuadros:

Estos serían, en mi opinión los aspectos más importantes en cuanto a la invernación. No voy a hacer referencia al empaquetar las colmenas, porque no lo hacemos, las colmenas se quedan de la misma manera durante el invierno y el verano, la única diferencia sería la aplicación de una reja contra los ratones hecha de ángulo utilizado en las construcciones (la puede ver en el vídeo); nosotros creemos que un aislamiento demasiado grande de la familia del medio ambiente mediante diversas adiciones de materiales aislantes no ayuda mucho. Además, si se utilizan incorrectamente, puede llevar incluso a la aparición de la condensación con los efectos indeseables ya conocidos.
¡Le deseamos una invernación lo mejor posible!

El equipo ApiExpert.eu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *