El mejoramiento del grado de eclosión (primera parte)

publicado en: Crianza y selección | 0

En el artículo anterior mostramos que los huevos que no eclosionan en un cuadro, en realidad son huevos fertilizados que son homocigotas en el locus X, del que habrían resultado zánganos. Pero, estos huevos no se van a desarrollar y por lo tanto el rendimiento de la abeja reina será bajo. La productividad de una colonia depende en gran medida de los genes alelos para la determinación del sexo, tanto de la abeja reina, como de los zánganos.

Supongamos que tenemos 3 abejas reinas reproductores (que ya han sido probadas) de las que vamos a obtener todas las abejas reinas. Intentaremos mejorar las colonias acoplando los mejores ejemplares entre sí. De esta manera, vamos a controlar el acoplamiento para que ocurra entre descedientes de estas 3 abejas reinas.

Vamos a suponer que estas 3 abejas reinas tienen genes alelos (para la determinación del sexo) distintos. También, si cada abeja reina será acoplada con dos zánganos, todos con genes alelos distintos de los que tienen las abejas reinas, van a resultar 4 parejas de genes alelos distintos para cada combinación. Para comprender mejor, vamos a ilustrar estas combinaciones en el cuadro que sigue:

Abeja reina

reproductor

Genes alelos de la abeja reina Genes alelos de los 2 zánganos con los que se acopla Genes alelos de las abejas reinas hijas
1 ab c, d ac, bc, ad, bd
2 ef g, h eg, eh, fg, fh
3 jk l, m jl, jm, kl, km

 

Podemos notar que van a resultar 12 combinaciones de genes alelos distintos para las abejas reinas hijas. Una abeja reina hija junto a su cría es una familia. De cada familia podemos producir en el primer año abejas reinas y zánganos y permitirle que se acoplen aleatorio. Una otra variante sería producir solamente zánganos de una o dos familias y abejas reinas de otras familias (una o dos). Podemos seguir esto, aislando a los zánganos y compartiendo de esta manera toda la población en tres grupos para acoplamiento.

Podemos notar que en los primeros dos años podemos escoger de 3 grupos de abejas reinas hermanas y de los 3 grupos de zánganos que proceden de estas abejas reinas.

Si tenemos un lugar aparte para los záganos de cada familia y permitimos a las abejas reinas de otra familia que se acoplen en este lugar, vamos a evitar de esta manera la producción de cría de baja cualidad (baja viabilidad). Esto puede ocurrir gracias a los ejemplares que tienen genes alelos comunes solamente en los primeros dos años.

Más preciso:

  • Las hijas del primer año de la abeja reina reproductor 1 se acoplarán con zánganos procedidos de la abeja reina reproductor 2
  • Van a resultar las abejas reinas (1×2) del segundo año que se acoplarán con los zánganos de la familia 3
  • Las abejas reinas del tercer año (1×2)x3 tendrán que acoplarse con los zánganos producidos por las abejas reinas (2×3), (1×3) o (1×2)
  • Una abeja reina (1×2)x3 tendrá un gene alelo de la familia 3 y uno de las familias 1 o 2 (j,k,l,m de la familia 3 y a,b,c,d,e,f,g,h de las familias 1 o 2)

A continuación vamos a suponer que tenemos una abeja reina que tiene un gene alelo de la familia 1 y uno de la familia 3, por ejemplo ak. Los zánganos con los que se van a acoplar proceden de las abejas reinas (2×3). Si estos zánganos son producidos por un gran número de abejas reinas (2×3), entonces tendremos aproximadamente el mismo número de zánganos con genes e,f,g,h,j,k,l y m. Si nuestra abeja reina ak se acoplaría solamente con un zángano k por ejemplo, los huevos fecundados que van a resultar serán ak y kk en un porcentaje de 50% cada uno. Como ya sabemos, los con los mismos genes alelos, como es kk, son homocigotos y NO van a eclosionar. Por lo tanto, de esa combinación van a resultar huevos de los que van a eclosionar solamente mitad.

Si la misma abeja reina ak se acoplaría con un zángano h, los huevos fecundados resultados serán ah y kh y tendrán un grado de eclosión de 100%.

Tomando otro ejemplo, si un gran número de reinas (1×2)x3 se acoplaría con zánganos procedidos de (2×3) de la siguente manera:

  • Mitad de ellas con un solo zángano
  • La otra mitad con dos zánganos

entonces 11.3% de estas abejas reinas producirán cría con un grado de eclosión de 50%, 14.8% tendrán cría con 75% grado de eclosión y 73.8% producirán cría viable en una proporción de 100%.

Si mantenemos 3 grupos aparte, los resultados serán parecidos con los que acabamos de presentar, porque las abejas reinas hijas (2×3)x1 se acoplarán con zánganos producidos por las abejas reinas (3×1), y las abejas reinas hijas (3×1)x2 se acoplarán con zánganos procedidos de las abejas reinas (1×2). El grado de eclosión en ambos casos será aproximadamente el mismo.

Es importante mencionar que aunque estas familias estén mantenidas separadamente o juntas, el grado de eclosión será similar desde el segundo año. Hemos supuesto que tenemos 12 genes alelos y si la ponderosidad de estas es más o menos igual, vamos a obtener los porcentajes que acabamos de presentar para la viabilidad de la cría. Estos números son válidos si mitad de las abejas reinas se acoplan una sola vez, y la otra mitad dos veces. Si estas proporciones son distintas, se cambiará también el porcentaje de la cría con un grado de eclosión de 50%; el de 100% no cambiará.

En conclusión, usando una población aislada, que empieza de 3 abejas reinas reproductores, vamos a obtener: un cuarto de todas las abejas reinas producirán cría de baja cualidad (grado de eclosión de 50% o 75%) desde el momento en el que se produce la consanguinidad .En los primeros 2 años, esta no puede ocurrir porque las 3 líneas están acopladas solamente entre sí.

El apicultor puede hacer una selección para carácteres como es el color, pero no puede crecer el porcentaje de las combinaciones de las que resultará un alto grado de eclosión porque no se sabe qué genes alelos tiene cada abeja reina. Pero cuanto más el número de genes alelos de una población es mayor, más va a crecer el porcentaje de combinaciones del que resultará cría de alta cualidad.

Pero también en el caso en el que tenemos 40 genes alelos distintos, aproximadamente 5% de las abejas reinas acopladas una sola vez y 10% de las acopladas dos veces producirán cría con un grado de eclosión de 50% y 75%.

La única manera por la que podemos conseguir una cría de alta cualidad de todas las abejas reinas es acoplando las abejas reinas con cierta combinación de los genes alelos para sexo con zánganos procedidos de abejas reinas con otros genes alelos.

grad-crescut-eclozare
Cría con un alto grado de eclosión, aproximadamente 96%. La abeja reina y los zánganos han tenido genes alelos distintos (abeja reina ab, zánganos c y d). Fuente de la fotografía: Beesource Beekeeping
grad-scazut-eclozare
Bajo grado de eclosión (48%). La abeja reina y los zánganos han tenido los mismos genes alelos (abeja reina cd, zánganos c y d). Fuente fotografía: Beesource Beekeeping

Por lo tanto, en los primeros dos años no se puede hacer mucho con respecto a la selección y al mejoramiento del grado de eclosión – en el caso de la manera de trabajo con una población aislada. Es más, la incidencia de los homocigotas será mayor de una generación a otra (gracias a la consanguinidad). Las abejas obtenidas por este método después de 10-15 años variarán bastante en carácteristicas. La selección puede reducir esta variación y los individuos parecerán uniformes, especialmente para carácteristicas facil de notar como son el color o la ternura.

Si hablamos de mejoramientos importantes de la producción de miel y el vigor son menos probables porque tienen un bajo grado de transmisión hacia los descendientes. Es más, estas carácteristicas importante económicamente, como la producción de cría de alta cualidad, pueden ser facilmente influidas por los factores ambientales.

El grado de eclosión probable para acoplamientos aleatorios en poblaciones con la misma ponderosidad para números distintos de genes alelos distintos.

El número de

los genes alelos

Acoplamientos con

un solo zángano  

Acomplamientos con

dos zánganos

Mitad con un zángano, mitad con dos zánganos
50% 100% 50% 75% 100% 50% 75% 100%
2 100 0 100 0 0 100 0 0
4 50 50 25 50 25 37.5 25 37.5
6 33.3 66.7 11.1 44.4 44.4 22.2 22.2 55.6
8 25 75 6.3 37.5 56.3 15.6 18.5 65.6
12 16.7 83.3 2.8 27.8 69.4 9.7 13.9 76.4
16 12.5 87.5 1.6 21.9 76.5 7 10.9 82.1
20 10 90 1 18 81 5.5 9 85.5
24 8.3 91.7 7 15.3 84 4.5 7.6 87.9
28 7.1 92.9 5 13.3 86.2 3.8 6.6 89.6
32 6.3 93.7 4 11.7 87.9 3.3 5.9 90.5
36 5.6 94.4 3 10.5 89.2 2.9 5.2 91.9
40 5 95 2 9.5 90.3 2.6 4.8 92.6

 

Los mejoramientos insignificantes (en cuanto a los carácteres visibles y notables) conseguidos por este método se hacen bajando la viabilidad de la cría y NO se justifican. Como ya decimos, la causa es la presencia de los genes alelos del mismo tipo en el locus X. Si el acoplamiento se hace usando tres abejas reinas reproductores, un cuarto de todos los cruzamientos , producirán cría con un bajo grado de eclosión.

Este método, que ha sido usado con éxito en el caso de los animales domésticos, no puede ser usado para producir ejemplares superiores y en el caso de las abejas. Si acoplamos los mejores ejemplares entre sí y seguimos de la misma manera con los descendientes de estos, vamos a obtener cría de baja cualidad en muchos de estos cruzamientos. Por este método, se pueden establecer ciertas carácteristicas que acabamos de acordar, especialmente las relacionadas con el color, la uniformidad y el temperamento, pero no se pueden estabilizar ciertas carácteristicas extremadamente importante económicamente, como es el grado de eclosión de los huevos.

En un próximo artículo, veremos como se puede obtener cría de alta cualidad, con un alto grado de eclosión, usando el método del acoplamiento híbrido.

El equipo ApiExpert.eu

Foto: http://www.riskshoney.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *