¿Cómo escogemos un lugar adecuado para el colmenar?

publicado en: Trabajando en el colmenar | 0

This post is also available in: Inglés

Después de hacer referencia a los tipos abejas y de colmenas en los artículos anteriores, hoy vamos a presentar unos aspectos que consideramos como esenciales acerca del lugar adecuado para colocar el colmenar.

Al escoger el lugar donde colocar el colmenar, en la apicultura hay dos criterios principales: la posición al sur y una buena protección contra el viento.  Estas son las características más importantes que debe tener y no vamos a insistir demasiado sobre ellas porque ya son muy conocidas por la mayoría de los apicultores. Sin embargo, vamos a hacer una mención: la protección contra el viento, ya sea natural o artificial, no debe impedir el flujo de aire. Si los corrientes de aire no pueden circular es obvio que habrá un alto nivel de humedad en el colmenar y esto va a dañar a las familias de abejas. La forma más fácil de evitar este riesgo es que el colmenar sea cerrado por tres lados y hay que dejar un lado abierto, preferible el del sur.

Sin embargo, vamos a insistir en algo por lo menos igual de importante como los que acabamos de mencionar: la colocación de las colmenas en el colmenar. La experiencia mostró que la manera en la que las colmenas se colocan tiene una gran importancia en cuanto al bienestar de la familia, como también en cuanto a los resultados conseguidos de la cosecha. Por razones no explicadas lógicamente, las colmenas se suelen colocar en filas, todas teniendo la entrada colocada hacia una sola dirección. Hay que decir que nosotros también hemos seguido esta colocación por un período hasta que nos dimos cuenta de las principales desventajas que este tipo de colocación tiene.

Cuando no hay diferencias grandes y extremadamente claras entre las colmenas, las abejas no pueden reconocer su propia colmena. Por lo tanto, ellas pueden intentar o hasta entrar en otras colmenas. Durante las cosechas, ellas serán recibidas en otras colmenas sin encontrar resistencia, pero cuando no hay cosechas serán atacadas e incluso matadas si intentan entrar en otras colmenas. En ambos casos las desventajas serán muy grandes: en el primer caso, el en que hay cosecha, habrá un exceso de población en unas colmenas y una despoblación en otras, por lo que la comparación entre las producciones realizadas por colmena ya no es relevante. También hay que saber que en las familias sobrepobladas, hay un gran desequilibrio dentro de la población, lo que impide alcanzar una gran producción con un gran número de abejas. Es más, la entrada de las abejas en otras colmenas que no sea suya es la principal manera de extender las enfermedades de una colmena a otra si hay familias contaminadas. En el segundo caso, cuando no hay cosecha, es favorecida la aparición del robo. Es importante decir que aunque hayan diferencias entre las razas, todas las abejas son susceptibles a robar. Aunque es poco probable que toda la colmena sea matada, no cabe duda de que el robo es responsable de la pérdida de muchas reinas de un colmenar, especialmente las reinas jóvenes que al sentir el peligro, se agitan mucho antes, cambian su comportamiento y muchas vecen son matadas por su propia familia.

Hay varios métodos por los cuales el enredo de la colmena o el robo se puede reducir, o hasta se pueden evitar por completo. Uno de los más eficientes es colocar las colmenas en grupos-cuatro colmenas en el grupo- la entrada de cada una siendo hacia otra dirección. Según la tradición, las colmenas deberían tener la entrada hacia sureste o sur, pero nuestra experiencia mostró que la dirección de la colmena no tiene importancia en cuanto a la cantidad de miel que recoge una familia. De hecho, hay ventajas para las colmenas colocadas hacia el norte, como por ejemplo el hecho de que las familias estarán tranquilas durante el otoño e invierno.

Además esta colocación en grupos tiene otras ventajas prácticas. Mientras trabajamos en una colmena, su vecino se convierte en una „mesa de trabajo” en la que colocamos la chapa o la rejilla de la colmena de la que trabajamos. Donde el terreno es pendiente y no se pueden colocar las colmenas en grupos de cuatro, las colmenas se pueden colocar en grupos de dos, respetando el mismo principio: las entradas deben tener  direcciones diferentes.

Al final, nos vamos a referir al número de colmenas que hay que guardar al mismo lugar y hay que decir que en el caso de las familias muy fuertes, para tener un rendimiento máximo en cuanto a la cosecha, el número no debería superar 40. Esto sobre todo si tenemos en cuenta la regla más importante en el caso de la producción de miel, es decir que debería importar la producción promedia por familia y no una o dos excepciones.

El equipo ApiExpert.eu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *