La alimentación proteica: novedades y cuestiones importantes (segunda parte)

publicado en: Alimentación | 0

This post is also available in: Inglés

Antes de seguir la presentación de los principios que deberían guiarnos en la formación o la elección de los suplementos proteicos que reemplacen el polen en ciertos momentos de la alimentación de la abeja, quiero volver a precisar que la mejor solución de alimentación proteica es obviamente la natural, es decir el polen. Ningún suplemento puede y no debería sustituir por completo el polen, sino completarlo. Tal como se utiliza el jarabe en ausencia del néctar, en ciertos momentos para completar la alimentación de energía, en el caso de la alimentación proteica también hay períodos en los que este no existe en la naturaleza. Hay que tener en cuenta que el polen es más difícil de almacenar que la miel para ser usado luego. Además, conseguirlo de otras fuentes además de su propia fuente es muy arriesgado, el polen es una medio muy eficaz para transmitir las enfermedades. No últimamente, no todos los tipos de polen ofrecen a la abeja los nutrientes que necesita para la cría y para formar el cuerpo de grasa.

Teniendo en cuenta todo esto y las informaciones del artículo anterior, yo creo que es necesario un suplemento que complete la alimentación proteica en ciertos momentos. De otra manera, la abeja corre el riesgo de entrar en un estrés nutricional  con efectos nocivos sobre la familia, muy difíciles de reparar, como es opercular la celdilla demasiado temprano, la disminución o la desaparición del cuerpo de grasa de las nodrizas y por lo tanto el acortamiento de sus vidas, como también otros efectos graves. Sin embargo, muchas veces no saber las necesidades nutricionales de la abeja llevó a la administración de fórmulas proteica no sólo ineficaces, pero que incluso pueden dañar. Por ejemplo, incluir la harina de soya en vez de la proteína de soya aislada o de la leche en polvo en vez de las proteínas de la leche pueden dañar  mucho a la digestión de la abeja. Y entonces, tal como les decía la vez pasada, hace falta comprender en detalle todos los aspectos de la alimentación de las abejas. ¿Cómo podemos hacer esto mejor? Obviamente, analizando su alimento natural, es decir el polen en cuanto a la alimentación proteica. A continuación, voy a presentar tres de los aspectos más importantes que resultaron de este análisis.

Lo primero sería qué concentración proteica tiene el polen. Es obvio, que el porcentaje de proteína varia en función de su origen, por lo tanto, nos vamos a referir a valores medios. Estos han variado de 16% según los estudios llevados a cabo en España a 30% en otras zonas. Se otorgó que un polen de alta cualidad para la abeja es el que tiene una concentración proteica de 25% o mayor, entre 20% y 25% fue satisfactorio, el de menos de 20% es considerado de baja cualidad nutricional.  También hay que mencionar que aunque finalmente importante sea la cantidad de proteína consumida, si ella procede de un polen de baja cualidad en cuento a las proteínas , lleva a usar prematuro a la abeja y a acortar su vida. Por lo tanto, la concentración de proteína resulta finalmente igual de importante.

El segundo aspecto es lo que yo considero la llave para la comprensión mucho más profunda del tema. Después de analizar 27 tipos de polen de tres países, se identificaron 17 aminoácidos, de los que 10 son esenciales. Como ocurre también en el caso de la concentración proteica del polen, los aminoácidos también fueron encontrados en varias proporciones, pero aquí aparece el elemento llave del que les contaba: la proporción de aminoácidos fue casi constante, independientemente del tipo de polen. Es decir, para ser áun más claro, aunque cada tipo de polen tendría cantidades diferentes de cada aminoácido, la proporción de estos dentro de cierto tipo de polen comprobó ser casi constante. Es más, estudios posteriores han mostrado que está proporción no es óptima(es decir el del polen) llevando a la imposibilidad de la utilización por completo de la proteína por la abeja. Por ejemplo, cambiando la proporción entre la isoleucina y valina, que debería ser 4:4, en una proporción 3:4 llevó a utilizar solamente 75% de la cantidad de proteína suplimentaria que se usa. Esta conclusión explica por qué  muchas fórmulas de torta proteica son menos eficientes que el polen natural. No sé en cuántas de ellas se tuvo en cuenta el perfil de los aminoácidos necesarios a la abeja. Pero, al mismo tiempo, podemos utilizar estas informaciones esenciales en conseguir una fórmula proteica para estar más cerca de la composición eficiente del polen de alta cualidad. Ese estudio presentó detalladamente estos resultados después de analizar 27 tipos de polen y fue publicado en Journal of Apicultural Science, que se puede descargar de aquí (está en inglés).

La tercera conclusión importante de estudiar el polen fue presentar la composición de vitaminas y minerales que están presentes en él. Las vitaminas del grupo B fueron en mayoría y en cuanto a los minerales, 13 elementos se encontraban en cantidades significativas, y otros 14 elementos se encontraron en cantidades casi insignificantes. Aunque no se sepan suficientes cosas de este tema, algo fue demostrado y en mi opinión es muy importante: el contenido óptimo de ceniza para la abeja se situará entre 0.5% y 1%. Esto a pesar de que el polen natural tenga un contenido de ceniza entre 2% y 4% de ceniza. Se demostró que el polen con más de 2% ceniza llevó a disminuir el área de cría, y el contenido de más de 8% (en suplementos) llevó a la interrupción de la crianza de la cría. Se estará preguntando qué tiene que ver la ceniza con los minerales. Pues, la cantidad de minerales es directamente proporcional con la ceniza que resulta después de la quema, por lo tanto un contenido mineral demasiado grande puede dañar a la abeja. Debemos tener en cuenta esto antes de añadir suplementos de vitaminas y minerales en la comida de la abeja sin un estricto control cuantitativo.

Hace un rato traté de hacer un resumen de unos aspectos que yo considero importantes en la alimentación de la abeja. Detallarlas significaría un gran espacio y volumen de información, imposible de ponerlas en un sólo artículo. Lo hice en primer lugar para mostrar la importancia de conocer las necesidades de alimentación de la abeja. De hecho, la alimentación, junto a la cualidad de la abeja reina, el control de la salud de las familias (en primer lugar mediante la sustitución regular de los panales y por tratamientos si hace falta) y una gestión apícola decente es uno de los cuatro pilares del éxito en la apicultura. Por desgracia, en Rumanía lo más importante es la gestión y la forma de trabajo dentro de la familia. No voy a decir que no es importante, pero hay que dejar de creer que simplemente intentando de encontrar varios tipos de soluciones milagrosas que produzcan resultados inmediatos vamos a progresar en la apicultura. Estas intervenciones muchas veces brutales suelen dañar. El progreso vendrá cuando entenderemos las necesidades y las particularidades de las abejas. Y la nutrición, junto a la genética, es el tema de estudio más importante y complejo de la apicultura.

El equipo ApiExpert.eu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *