La alimentación proteica: novedades y cuestiones importantes (primera parte)

publicado en: Alimentación | 0

This post is also available in: Inglés

El interes especial que despertó el artículo sobre la torta proteica que publicamos hace unos meses, nos comprobó algo alegrador: los apicultores entienden cada vez mejor la importancia de la alimentación proteica para las abejas. Si hace unos años, el jarabe de azúcar parecía la ayuda más importante que el apicultor le ofrecía a la abeja en los períodos sin cosechas, hoy en día la alimentación con azúcar sin asegurar proteínas resultó ineficaz, siendo considerada como “bárbara”, siendo anticuada en las obras de especialidad. Aunque parezca exagerado, creo que este es el paso más importante en cuanto a la nutrición de la abeja de los últimos años. Comprender las necesidades nutricionales de la abeja es un capítulo obligatorio en la preparación de cualquier apicultor ya sea profesional o aficionado. Para los que aún tienen dudas en cuanto a la importancia de la alimentación proteica, ya sea mediante la garantía de una cosecha natural (polen) o por suplementos cuando falta, les voy a presentar a continuación algunos argumentos descritos por Randy Oliver en scientificbeekeeping.com.

  1. La respuesta del sistema inmunológico de la abeja a los patógenos, especialmemte virus, depende de la recepción de la proteína adecuada.
    Para apoyar de esta afirmación, tenemos en cuenta un estudio realizado en el laboratorio Tucson en 2010. En este estudio, los investigadores han medido el nivel del virus que causan la deformación de las alas de abejas recién nacidas y después las han colocado en jaulas y las han sometido a tres dietas diferentes: un grupo no ha recibido para nada proteína, el segundo ha recibido proteína de los sustitutos de polen y el tercer grupo ha recibido proteína de polen natural. Los resultados han sido asombrosos: el nivel de infestación con el virus de las alas deformadas ha aumentado 700 veces a grupo que no ha sido alimentado con proteína y ha bajado cerca de cero a las alimentadas con sustitutos de polen y ha desaparecido por completo a las alimentadas con polen. Este estudio ha mostrado claramente la importancia para que las abejas recién nacidas tengan acceso a la alimentación proteica.
  2. Durante la primavera y el verano, el promedio de vida de las abejas que no recibieron antiparasitarios contra el Varroa y el Nosema es de 36 días (según la encuesta realizada por Harris en 2010).
    El promedio de vida es aún más corto en las abejas con parásitos. Por lo tanto, toda la población de la colmena es cambiada por completo cada cinco semanas. Esto quiere decir que un kilogramo de abeja hay que criar cada semana solamente para mantener la población de la colmena. Siguiendo con este razonamiento, significa que la familia necesita un kilogramo de polen por semana solamente para mantener su población. (conforme al estudio de Rashad la relación de transformación polen/abeja es 1:1).
  3. Para invernar en buenas condiciones, la familia debe tener recursos enormes al final del verano y el otoño para que las abejas formen la grasa corporal. La familia también tiene que invernar con grandes reservas de pan de abejas para el medio del invierno cuando empieza tener cría.
    Teniendo en cuenta estos argumentos muy sólidos, se deduce obviamente la gran necesidad de proteínas que la abeja tiene, como también los efectos negativos de la falta de estas. Y teniendo por vista lo difícil que es asegurar alimentación proteica durante todo el año de fuente natural (que sería la opción ideal), como también en el caso del néctar hace falta intervenir con suplementos proteicos además del polen. Y entonces, la pregunta es qué principios deben cumplir la fórmula de un suplemento para reemplazar con un gran éxito el polen. Buscando la respuesta a esta pregunta, leí docenas de artículos y materiales, estudié pruebas comparativas entre distintos suplementos, algunos con fórmulas públicas, otras protegidas por el patente. Todo esto me ayudó a formar una opinión bastante bien documentada. Pero, como ocurre casi siempre, la respuesta vino de la naturaleza. En el próximo artículo voy a traer nuevas informaciones que yo creo que nos ayudará entender mejor las necesidades de proteínas de las abejas.

El equipo ApiExpert.eu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *